Un paraíso para las vacaciones

La costa de Níjar aporta su incalculable valor paisajístico y su potencial de aventura y disfrute del medio ambiente como complemento a la competitiva oferta de actividades de interior.

Si bien el municipio de Níjar ya de por si es reclamo de visitantes por su atractiva arquitectura y su enclave especial en la falda de Sierra Alhamilla, está coronada por la pedanía de Huebro, con su manantial de agua cristalina, su temperatura agradable y las maravillosas vistas sobre el valle. Níjar ofrece además toda la experiencia adquirida a través de siglos de manufactura de sus originales productos. Jarapas, esparto y barro. Sabiamente confeccionadas las primeras por telares centenarios y expertas manos tejedoras, nos ofrecen una caprichosa mezcla de colores y formas que aciertan en la combinación con los estilos decorativos más diferentes y encajan dada su particular textura en cualquier entorno.

Níjar. Tejido de esparto y jarapas artesanas

El esparto y sus labores, ya convertido en cestas, apartadores, forros de botellas, paneras, lámparas, sacos etc, traslada hasta nuestros días una artesanía antaño de subsistencia, que hoy se ha reconvertido en industria artesanal con su sentido práctico en armonía con el decorativo. La particularidad del trabajo del esparto en Níjar nace del arte de la manipulación de las guitas, soguillos, recinchos y pleitas a los que la costumbre y las manos de los artistas imprimen la particularidad que los diferencia de otras regiones que comparten estas tradiciones.

El barro cocido se convierte en tradición cuando las características geológicas del asentamiento lo permiten. No en todos los lugares puede florecer una industria artesanal basada en diseño decoración y cocido del barro si en primer lugar éste no es de calidad.

El entorno volcánico de Níjar favoreció la existencia de barreras, canteras y ramblas de la zona que los proveían, tradicionalmente acarreada a espuertas, la pasta utilizada para el modelado y acabado de las piezas se obtenía de la mezcla de dos tierras de la zona: una clara, plástica, pero de poca consistencia, y otra roja debido a su alto contenido en hierro y por lo tanto más resistente.

Níjar. Decorando alfarería

Sobre la base de las pellas que dan la bandera de salida al procedimiento de elaboración de la alfarería, guiada por sabias manos, con conocimientos transmitidos de hijos a padres, sus procesos de vidriado en hornos que siguen estando en los emplazamientos donde hace siglos comenzaran y gracias a la riqueza de minerales de la zona de Níjar el resultado es de una riqueza cromática y de un diseño ancestral que caracteriza al fruto del esfuerzo volcado en barro, agua y fuego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »